La poderosa reflexión de Natalia Sánchez después de ser madre de un bebé prematuro

Natalia Sánchez y Marc Clotet se han convertido en padres por primera vez, una niña a la que han llamado Lía. La actriz, a la que conocimos por su papel de Teté en Los Serrano, ha compartido una preciosa imagen dando de mamar a la pequeña, junto a una aplaudida y valiosa reflexión sobre la maternidad.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Natalia Sánchez (@natasanchezmol) el

“Y así, en un instante, te cambia la vida”, empieza. “Es increíble cómo, desde el primer momento en que la ponen en tu pecho, recién salida de dentro de ti, calentita y con el cordón aún uniendo vuestros latidos, entiendes que tu única prioridad en este mundo, es sacarla adelante por encima de todo”.

“En ese mismo instante, firmas un contrato leonino con el universo donde juras que darías tu vida por esos 2,3 kg y automáticamente, entras en comunión con todas las madres y padres de este mundo, valorando y admirando su labor como nunca antes”, ha añadido. “Siete días sin descanso sin salir de la 417, 16 m² de habitación que, a las pocas horas, se convierten en tu hogar y desde donde, curiosamente, no echas nada en falta del exterior, pues lo que más te importa de este mundo, se encuentra entre esas cuatro paredes”.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Natalia Sánchez (@natasanchezmol) el

“Los segundos se hacen horas y los días son semanas. No duermes más de 15-20 minutos seguidos y, aunque tus conversaciones empiezan a ser algo inconexas, fruto del agotamiento, sobrevives. Tu sueño y tu hambre pasan a ser totalmente secundarios porque su sueño, su hambre y su salud dependen de ti”. La niña nació prematura, pero después de pasar siete días en el hospital se encuentra bien.

“Aunque el miedo se apodere de ti en los momentos más complicados, son el instinto y el amor quienes toman las riendas de la situación. Siete días donde las lágrimas y los ataques de risa son tu único idioma y el ‘piel con piel’ se convierte en tu deporte favorito”.

“Gracias. En primer lugar a Lía, por agarrarse con tanta fuerza a mi pecho y a la vida. Y en segundo lugar, a Marc Clotet, por remar en la misma dirección y con la misma fuerza (o más), por no dejar que me caiga, por estar tan por encima de toda expectativa, por demostrarme una vez más la gran persona que eres y por ser el mejor padre y el mejor compañero de vida que jamás hubiera podido imaginar”.