Este perro adora a los conejos de peluche, pero dejaron de fabricarlos, así que internet hizo de las suyas

Este es Jake, un cariñoso perro al que le encanta jugar con unas liebres de peluche de IKEA. Y todo estaría bien, excepto que estas liebres rápidamente se deterioran y hay que estar comprando nuevas constantemente.

© Evgeniy Lebedev / facebook.com

El problema llegó cuando los fabricantes recientemente dejaron de producir estas liebres. El dueño del perro no podía seguir viendo tan triste a su mascota sin su juguete favorito, por lo que acudió a la compañía en busca de ayuda.

“Este es el único juguete con el que juega mi perro. Cuando trajeron a Jake a nuestra casa, agarró la liebre en los primeros 5 minutos, tropezaba con sus orejas, pero la llevaba con empeño y la cargó felizmente. Durante 4 años, comió alrededor de 10 liebres, ni una sola silla o alambre, solo liebres. Juega con esta liebre, duerme con esta liebre, corre con esta liebre.

Y ahora no hay más liebres. Hay ratas, osos y otros juguetes. Pero no son liebres. El perro no juega con ellos, necesita su liebre, a la que se ha acostumbrado durante 4 años.

Estimado IKEA, devuelve, por favor, las liebres, o al menos dime dónde conseguirlas. ¿Tal vez les quedaron algunos en un depósito? Compraría unas pocas, 30 liebres.

P. S. Esto no es una broma, realmente necesito liebres de IKEA. Mi perro está triste sin ellas”.

Evgeny Lebedev

El representante de IKEA le comunicó que muy a su pesar, esas liebres realmente ya no se producen, y esperaba que el perro pudiera encontrar un nuevo amigo en otros juguetes: el dueño del perro fue invitado a la tienda para elegir una que le guste.

Pero ninguno funcionó: el corazón del perro pertenece a un modelo de juguete, y Jake no reconoce el resto. Por lo que internet fue al rescate:

© Elena Elyutina / facebook.com

Personas de todo el mundo comenzaron a buscar liebres en las tiendas de IKEA: alguien sugirió enviar un juguete desde otro país. Otros incluso estaban dispuestos a regalarles el suyo propio

También miraron online: uno de ellos prometió agregar bonos a todos los que decidieran vender su liebre, mientras que otro le dio a Evgeny el derecho a ser el primero en conocer los nuevos anuncios que incluyeran el preciado juguete.

Hubo un final feliz: en menos de un día lograron a encontrar varios juguetes. El dueño del perro agradeció sinceramente a todos los que le ayudaron, y ahora a Jake le está garantizado el buen humor, porque su viejo amigo siempre estará cerca.

“Amigos, ¡muchas gracias por sus comentarios y su disposición para ayudar! Parece que ya hemos encontrado el número necesario de liebres para los próximos años. ¡Es una reacción maravillosa de gente maravillosa! ¡Gracias!”

Evgeny Lebedev

© Evgeniy Lebedev / facebook.com