Tarta muy fácil de limón, sin horno, lista en sólo 15 minutos

Para los amantes de los postres con poco tiempo, esta receta es perfecta, se trata de una tarta de limón con base de galletas que se prepara en tan solo 15 minutos y sin tener que utilizar el horno para su elaboración:

Ingredientes para 12 raciones

  • 400 mililitros de leche condensada
  • 500 mililitros de nata para montar (o crema de leche) con un 35% de materia grasa
  • 180 mililitros de zumo de limón
  • 1 limón
  • 80 mililitros de agua
  • 15 gramos de gelatina neutra (o grenetina)

Para la base de galleta

  • 250 gramos de galletas
  • 100 gramos de mantequilla

Preparación

Primeros se hace la base de galleta:

Trituramos las galletas, hasta hacer una harina de galleta, y agregamos la mantequilla derretida. Mezclamos esta pasta y la ponemos en el fondo de nuestro molde, distribuyendo y compactando bien la galleta por toda su base:

Ponemos el molde a la nevera o congelador, para que se endurezca la base de galleta, y continuamos con la receta…

Para preparar la mousse de limón:

Hidratamos la gelatina. Para ello mezclamos la gelatina en polvo con los 80 mililitros de agua y dejamos reposar la mezcla durante 10 minutos, hasta que se convierta en una especie de esponja:

Seguidamente, en un bol amplio ponemos la leche condensada, el zumo de limón y la ralladura de limón. También agregamos la gelatina, que previamente habremos calentado en el microondas (8-10 segundos) para que se ponga líquida.

Mezclamos bien el conjunto y reservamos unos minutos, mientras montamos la nata (o crema de leche).

Montamos la nata (o crema de leche) con unas varillas hasta que se formen picos y quede bien firme.

Ahora que ya tenemos la nata montada la integramos, poco a poco y con movimientos suaves y envolventes, en la mezcla que hemos preparado anteriormente de leche condensada, limón y gelatina:

Terminamos nuestra receta montando la tarta de limón:

Una vez que tengamos una mousse bien uniforme la vertemos en el molde, sobre la base de galletas. Alisamos la superficie y llevamos la tarta (bien tapada) a la nevera, durante un mínimo de 6 horas, aunque queda mejor si la dejamos hasta el día siguiente.

Cuando la tarta haya reposado el tiempo necesario, la sacamos de la nevera, la desmoldamos y la decoramos al gusto.

Aquí puedes ver el vídeo del paso a paso para que no pierdas detalle: 

¿Tienes alguna otra receta de tarta de limón rápida?