10 Situaciones en las que nuestra mente nos obliga a comprar más de lo que necesitamos

Seguramente más de una vez te habrá ocurrido que fuiste a comprar el pan y volviste con ls bolsas llenas de comida.  Esto tiene una explicación que te contamos a continuación:

1. Efecto Diderot

El efecto Diderot se basa en que las compras te conducen a más compras. Los objetos que ya tenemos comienzan a parecernos viejos y queremos nuevos. Este proceso se antoja interminable, ya que lo nuevo pronto se convierte en antiguo y nuevamente requiere de un reemplazo.

El efecto recibe el nombre del filósofo Denis Diderot. No era rico, pero una vez recibió una gran suma de dinero, por lo que compró una magnífica túnica escarlata. Esta prenda destacaba tanto entre sus otras cosas que poco a poco comenzó a reemplazar los artículos viejos por nuevos.

¿Cómo solucionarlo? Piensa bien antes de comprar si la asocias con algunas expectativas. ¿Piensas adquirir un nuevo teléfono para estar en contacto y poder hacer más cosas mientras estás en tu trabajo? ¿Tal vez, en realidad, sueñas con escalar en tu carrera profesional y aumentar tu sueldo?

2. Efecto snob

Comprar algo que no compran los demás, solo porque quieres destacarte, es lo que se llama efecto snob.

¿Cómo combatirlo? Elabora una lista de  las cosas de las que te sientes orgulloso. No serán pocos, lo comprobarás tú mismo. Después de todo, es posible atraer la atención, no solo con cosas materiales

3. Efecto imitación

Este fenómeno es lo contrario al efecto snob. Compramos algo que está de moda y que tiene todo el mundo. Es posible que esta cosa no se adapte a ti ni a tus condiciones de vida, pero la adquieres para “seguir la corriente”.

¿Cómo combatirlo? antes de nada pregúntate: ¿Por qué la quiero?”. Quizás, realmente te guste y la necesites, pero lo más seguro es que la respuesta sea no.

4. Cosas para el futuro

Nos compramos cosas pensando en adelgazar o por si algún día tengo un evento.

¿Cómo combatirlo? La mayoría de las veces esas cosas se quedan en el armario y no se usan, por lo que es dinero gastado, medita sobre esto.

5. Compras espontáneas que suben el estado de ánimo

A veces tenemos un día difícil y pensamos que si nos compramos algo se nos pasará el enfado.

¿Cómo combatirlo? El deseo de comprar surge como consecuencia de la ausencia de emociones positivas. Encuentra para ti alguna ocupación que te ayude a luchar contra el mal humor, la fatiga y el estrés.

6. Trucos psicológicos de las tiendas

Música que nos gusta, colores cálidos, aromas agradables: todo esto nos afecta cuando entramos en la tienda, aunque no te hayas dado cuenta. Allí no hace frío, las ventanas pueden estar tapadas o ausentes por completo y tampoco suelen tener un reloj, esto hace que nos relajemos y compremos más.

¿Cómo combatirlo? Ve a la tienda sin tener hambre y con alguna música en tus auriculares. De este modo, irás sólo a por lo que necesitas.

7. Promociones, ofertas y rebajas

Esta es una de las razones más típicas por las que las personas compran cosas que realmente no necesitan. A menudo se nos ofrecen 3 productos al precio de 2, así como un descuento del 50 %. Parece que esta es realmente una buena oferta y compramos cosas de la promoción, incluso sin que lo necesitemos.

¿Cómo combatirlo? Limita el espacio que van a ocupar las cosas. Por ejemplo, dedícales un armario y vigila que no esté demasiado lleno.

8. Cosas baratas

Tratando de ahorrar dinero, compramos los objetos más económicos. Pero suele pasar que este beneficio acaba siendo solo una ilusión. Si unos buenos pantalones te pueden durar varios años, unos baratos se rasgarán y se desgastarán rápidamente, al final pierdes dinero.

¿Cómo combatirlo? piensa que lo barato sale caro.

9. Vendedores muy convincentes

Muchos vendedores saben ganarse tu confianza. Te aconsejan sobre algo y acabas comprándolo. De todos modos, ellos sí, seguramente, saben cuál es la calidad de sus artículos. Y, por supuesto, te ayudarán a encontrar exactamente aquello que soñaste, lo malo es que comprarás más de lo que pensabas gastarte.

¿Cómo combatirlo? Piensa claramente lo que quieres comprar. Busca información en Internet con antelación para hacer menos preguntas. Los vendedores buscan, en primer lugar, a aquellos que dudan a la hora de elegir entre uno u otro artículo.

10. Nuestros miedos

A menudo pensamos demasiado en lo que podrá o no pasar: ¿tal vez, luego no haya dinero y es mejor comprarla ahora?.

¿Cómo combatirlo? Imagina que tienes que mudarte a otro país. ¿Qué llevarías contigo? No mucho, ¿verdad? Estas son las cosas que realmente necesitas.

El propio Diderot, por cierto, luego se dio cuenta de la trampa en la que había caído. En su ensayo, que se tituló “Lamentos por vestir una bata vieja”, escribió lo siguiente: “Que mi ejemplo sea una lección para ti. La pobreza tiene sus libertades; la riqueza, sus propias limitaciones”.

Ilustradora Natalia Tylosova fuente