Cuando tienes un hijo más tonto que Pichote y te das cuenta justo hoy

Porque, ¿quién está ahí cuando nadie más lo está? ¿Quién escucha nuestros desengaños amorosos? ¿Quién nos quiere aunque seamos insoportables? Exacto, nuestra madre.

Pero aunque el amor de una madre sea incondicional, a veces lo ponemos a prueba y se nos va de las manos. Porque hasta su infinita paciencia tiene un límite:

vef_456681_madres_que_estan_hasta_el_potorro_de_sus_hijas_por_motivos_mas_que_comprensibles

Sin embargo, hay un nuevo caso que nos ha volado la cabeza: nos preguntamos cómo habrá reaccionado esta otra madre cuando ha visto a su hijo hacer esto en la cocina —aparte de compartir el documento en Internet para que todos nos podamos descojonar:

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.